¿Crees que le dinero trae felicidad?

26/9/13

¿Crees que el dinero trae felicidad?

Pues no. El dinero no trae felicidad. 
El amor de tu chico. 
El cariño de tu familia. 
La amistad de tus amigos. 

Todo eso no se tiene que pagar ni nada, y es mucho más valioso que unos euros, porque no es algo que puedes comparar en cualquier tienda, es algo que sólo puedes obtener tu sin nada a cambio. 

No sé si la habéis escuchado, pero hay una canción de Melendi que es preciosa y que transmite este mensaje. Se llama 'Cheque al portamor'. Es una canción maravillosa y, si puede ser, mirad el videoclip en Youtube. 

Blue Butterfly. 

¿Si pudieras resucitar después de la muerte, que serías?

25/9/13

¿Si pudieras resucitar después de la muerte, que serías?

Esa pregunta y otras, que ya iré contestando, me las plantaron ayer en un debate de clase. 

Muchos dijeron cosas como un unicornio, una rana, un chorizo, un fantasma...

¿Y que qué digo yo? Pues que sería siendo yo, siempre yo. No cambiaría. ¿Para qué? ¿Qué es mejor que ser uno mismo? 

Ser yo. Eso es lo que seré siempre. Yo. En cualquier momento o situación siempre seré yo. 

Las personas no cambian, mejoran con el tiempo. 

Blue Butterfly. 

Premio The Versatile Blogger Award #2

Premio Versatile  Blogger Award.

¡Hola!
Rainfall Smile me ha otorgado un premio.

Tengo que seguir las siguientes normas:

Di 7 cosas sobre ti:

#1. Me encanta la canción "Nightingale" de Demi Lovato.
#2. Soy dreamer.
#3. Mi programa de TV favorito es "El Hormiguero".
#4. Mi actor español favorito es Álvaro Cervantes.
#5. Tengo dos brazos.
#6. No llevo lentillas.
#7. No soy alérgica a nada.

Pues eso es. No voy a hacer nominaciones porque ya las hice en su momento.

¡Gracias Rainfall Smiles!


La hoja de color canela del otoño.

22/9/13

La hoja de color canela del otoño.

Un tarde cualquiera de otoño, en las calles del pueblo...

Un viento frío soplaba el pelo de Julia, que paseaba a su cocker al que había llamado Amber. Julia caminaba tranquilamente bajo la luz del sol que alumbraba el cielo. Julia estaba triste, había sido de cumpleaños dos días atrás y nadie le había felicitado, sólo Amber le dio unos lametones en la mejilla. Ni siquiera sus padres. No tenía ninguna relación con ellos. Estaban divorciados. Su padre se había ido con otra mujer a otro país en el que vivían y tenían dos hijos. Nunca llamaba a casa, no se preocupaba por su hija, ni nada. Su madre se pasaba el día trabajando, pero cuando libraba o estaba de vacaciones, jamás se preocupó por los estudios, la salud o el estado de su hija. Siempre tenía la escusa de que estaba cansada. Y para que Julia no se quejara de que no tenía compañía, le trajo a Amber. 

Julia se paró delante de un bar. Le apetecía un té. El problema era Amber. No podía entrar con él al bar, y hacía fresco fuera. 
Había una señora limpiando junto a la puerta y decidió preguntar. 

-Disculpe, ¿podría entrar con mi perro? Está adiestrado y no muerde. 

La señora echó un vistazo a Amber. 

-Está bien, señorita, pero si algún cliente se siente molesto, tendrá que salir. 

Julia y Amber entraron contentos al bar, y Julia se pidió un té verde bien caliente. 

En ese mismo instante, en las puertas de la pista de tenis...

Daniel acababa de ducharse tras un largo e intenso partido de tenis, pero había conseguido su objetivo, la final. Con el trofeo en sus manos y el raquetero colgando en su espalda, se dirigió al bar de sus padres. Allí le esperaban sus padres y su primo para celebrar su victoria, esa que tanto le había costado. Le gustaría andar más deprisa pero le dolía la rodilla. Tenía tendinitis, y aunque llevaba una venda y varios masajes, el dolor no se iba. 

Llegó a la puerta del bar. Respiró hondo y entró. 

Su padre que estaba detrás de la barra sonrió al ver a su hijo. 

-Pepa, el niño ya ha llegado. 

La madre de Daniel salió de la cocina y inmediatamente abrazó a su hijo. Fran se levantó a felicitarle. Mientras sus padres seguían trabajando, se sentó a hablar con Fran y le explicó cómo le fue el partido.  Daniel se dio cuenta de que había una chica sentada en la mesa de al lado, a la que le sonaba de haberla visto en el instituto. 
Esa chica empezó a sollozar. 

Unos minutos después, en la mesa del a lado...

Julia le dio un pequeño sorbo al té. Estaba riquísimo. Amber dormía bajo la silla de Julia. 
Julia se tapaba los ojos con las mangas de su jersey. Estaba triste. Tenía un padre que no conocía, una madre que no se preocupa por ella, y no tenía amigas. Sólo tenía a Amber. Muchas vers pensaba cómo sería su vida después de la muerta de Amber. Acabtía con ella. Su única compañía sin alma destrozaría su vida. 

"Qué tonta soy" piensa mientras se refregaba los ojos. 
Apoyó la barbilla sobre sus manos, apoyadas en la mesa con sus codos. 
Mirando hacia a ninguna parte, se dio cuenta de que sólo habían dos chicos más en el bar, y a uno de ellos, le sonaba de haberlo visto antes. También había un cartel en la pared que ponía <Se busca cocinera>. 

Aquello le sacó una sonrisa. A Julia le encantaba cocinar, especialmente pasteles, magdalenas, tartas..., repostería. 
Aunque la contrataran, por que pensó en preguntarlo, ¿dónde dejaría a Amber? Sólo no, desde luego. 

-¿Estás bien, cielo? 

Alzó la vista y se encontró con los ojos de señora de antes. 

-Sí, sólo estaba mirando el cartel...

-¡Ah! ¿Y estás interesada? -dijo la señora con una amable sonrisa. 

-Pues sí, no le voy a mentir. Pero no quiero dejar a mi perro solo. 

-Es cierto, los perros no pueden estar en la cocina. Pero si te lo piensas mejor, no dudes en volver. 

La señora se retiró de nuevo a la barra. 

En ese momento, en ese mismo bar...

Hacía un rato que Fran se había marchado. Daniel disimulaba con su smartphone. Le da pena la chica de al lado. Su madre había intercambiado algunas palabras con ella que el no había logrado oír. Decidió hablar con ella. Se levantó y se dirigió a la mesa. 

-Hola -dijo mirando a la chica, que estaba cabizbaja. 

-Hola -dijo la chica alzando tímidamente la vista. 

-¿Me puedo sentar?

-Sí -dijo con un hilo de voz. 

Daniel se sentó en silencio en frente de la chica. 
 Notó que algo le acariciaba la pierna. Miró debajo la mesa y se encontró con un cocker. El cocker puso las patas sobre su pierna, mientras movía el rabo. 

-¡Uy! ¡Hola! -dijo mientras le acariciaba. 

La chica sonrió. 

-¿Es tuyo? -preguntó Daniel mirando a la chica de nuevo. 

-Sí, se llama Amber. 

Amber bajó sus patas y las puso en la pierna de Julia. Julia le acarició la cabeza suavemente. 

-¿Está bien? -preguntó Daniel. 

Julia le miró sin dejar de acariciar a Amber. 

-Sí. 

-¿Cómo te llamas? -dijo Daniel sonriendo. 

-Julia -dijo tímidamente -¿y tú?

-Daniel. 

Julia le dio un sorbo a su té. 

-¿Vamos al mismo instituto, verdad?

-Sí, creo que sí. 

Daniel sonrió. 

-Mis padres son los dueños de este bar. Y la señora que ha hablado antes contigo, es mi madre. 

-¿Ah sí? Qué bien. 

Julia se levantó. 

-Me parece que me voy a ir a casa. 

-¿Quieres que te acompañe? -dijo levantándose también. 

-Bueno...

Julia se colgó el bolso y cogió a Amber con la correa. Salieron los dos a la calle. Julia se dio cuenta de que Daniel cojeaba. 

-¿Qué te ha pasado?

-Nada, es sólo que tengo tendinitis en la rodilla y me molesta un poco. 

Caminaron a un ritmo suave hacia la casa de Julia. Al llegar allí, Daniel le dio su número a Julia por sí necesitara algo. 

En la habitación de Julia...

Había sido una tarde muy rara. Había conocido a un chico simpático que la había acompañado a casa y había dado su número, en un bar al que no había entrado nunca. 

Era todo muy extraño, pero por alguna razón Julia pensaba que aquello solo era el comienzo. 

Unos minutos después, dos calles más allá...

Daniel acababa de ponerse el pijama y ya estaba tumbado en la cama. Había cenado un poco, y aunque era pronto, decidió irse a dormir. Estaba cansado, agotado y además la rodilla le molestaba bastante más que al finalizar el partido. Estaba más hinchada que antes. 
Sólo el recuerdo de Julia conseguía sacarle una sonrisa. Aunque había sido una conversación extraña y un encuentro inoportuno, por alguna razón Daniel pensaba que aquello solo era el comienzo. 

Al día siguiente, en casa de Julia...

Julia se estaba duchando. A veces se duchaba por la mañana para despejarae mejor. Le había dejado el desayuno preparado a Amber y este se lo estaba comiendo a su ritmo. 
Julia salió del baño enrollada con la toalla y con un moño en el pelo, que también se lo había lavado. Se terminó de secar y se puso la ropa interior. Se puso una camiseta de manga larga, un jersey gris y unos vaqueros. Se calzó con calcetines y unas botas con cordones.  Cogió a Amber y ambos salieron de la casa. Su madre le había dejado una nota en la nevera que decía que se había ido a trabajar. 

Entraron en el bar, que estaba vacío. Pidió un chocolate caliente y dos cruasanes. La señora le trajo lo pedido rápidamente y ella la pagó. Daniel salió de la cocina. 

-Buenos días -le saludó animadamente. 

-Buenas -dijo Julia tímidamente. 

Se quedaron en silencio unos segundos. 

-¿Te gusta cocinar?

-Sí, la verdad es que sí. 

-¿Y por qué no te animas y cocinas aquí? Necesitamos a alguien. 

-Pues me encantaría pero, a parte de los estudios, no temdeía donde dejar a Amber. 

-Ah -dijo Daniel decepcionado. 

Una semana después...

Había pasado tantas cosas aquella semana. La tía de Julia había fallecido en un accidente de tráfico, y como era madre soltera, Candela, la prima de Julia, se había mudado a vivir a casa de Julia. Julia y ella se llevaban muy bien, tenían cosas en común, iban al mismo instituto y eran como dos hermanas. Julia estaba encantada con que Candela fuera a vivir con ella y con Amber. 

Julia necesitaba un trabajo para desconectar un poco ya que no tenía ni una actividad extraescolar. Se acordó del puesto de cocinera en el bar de Daniel y ahora esta allí trabajando. Candela se encargaba de Amber mientras Julia no estaba, y la verdad es que Candela estaba encantada de cuidar a Amber. Ahora más que nunca entendía porque la relación de Julia y Amber era tan cercana. 

Daniel se encontraba en Londres en un torneo de tenis. Julia no había sabido nada de él desde que se marchó.

Un día, en el bar...

Julia no había dormido aquella noche, y Daniel tampoco. Habían hablado por whatsapp durante toda la noche y se habían confesado cuanto se echaban de menos. 

Julia le estaba preparando una sorpresa de Daniel. Había cocinado una tarta de tres chocolates, había  hecho una masa de cookies y había escrito DANIEL, con ellas. 

Daniel volvió aquella noche al bar, y con la ayuda de familia y amigos, le habían preparado una fiesta sorpresa por quedar finalista en el torneo.  

En la fiesta sorpresa...

-¡SORPRESA! -gritaron todos a la vez cuando Daniel cruzó la puerta del bar. 

Su familia y algunos amigos del intituto estaban allí para felicitarle por su puesto en la final del torneo de Inglaterra, que aunque no había ganado, había hecho un gran partido. 

Julia pasaba un trapo húmedo por la barra. Temía bien claro que ella solo era una empleada que había cumplido con su trabajo. Le hubiera gustado ser algommás que una empleada, pero tenía en cuenta de que sólo se conocían desde hace una semana y no había nada entre ellos, por mucho que ella quisiera. 

Mientras Daniel se abrazaba y agradecía a la gente que había ido a felicitarle, julia entró a la cocina para hacer unas galletas para el día siguiente. 

Sacó loa ingredientes. Fundió el chocolate junto a la mantequilla en el microondas y cuando empezó a echar la harina en el bol... Unas manos rodearon su cintura lentamente. Julia soltó un chillido del susto. Las manos la tiraron hacia atrás y su cuerpo se junto con otro. Daniel le dio un tierno beso en la mejilla para calmarla. Se había alterado mucho del susto. 

-¿Estás bien? -le dijo mientras julia se daba la vuelta y despegó de él, pero Daniel le cogió las manos para no perderla del todo. 

-Eres idiota -dijo Julia jadeando. 

Daniel sonrió. Estaba más guapa de lo que creía. Se había recogido el pelo con una trenza que le llegaba hasta la mitad de la espalda, y el no llevar el pelo suelto hacían que sus ojos marrones resaltaran, contrastando con su piel blanca. Daniel condujo las manos de Julia hacia su cuello mientras él se acercaba a ella. 
Julia parecía más relajada. Daniel la rodeó por la cintura y la besó. Al principio Julia se mostraba un poco distante pero al final cedió. 

Unos días después, en casa de Daniel...

Ahora sí. Daniel estaba de baja. La rodilla había resistido al torneo de Inglaterra pero ya no más. Llevaba la rodilla vendada y se tenía que desplazar en muletas. La pareja estaba en el sofá, viendo una de esas pelis que ponen una tarde cualquiera. Daniel estaba sentado con las piernas en alto y Julia estaba abrazada a él y su cabeza descansaba encima de su pecho. Sin quererlo, Julia se durmió. Entre que la película era aburrida y estaba cansada del trabajo, Morfeo decidió dormirla. 

Daniel la miró. Estaba preciosa cuando dormía, cuando hablaba, cuando caminaba..., siempre. Muchas chicas solo lo quería porque jugana muy bien a tenis y era guapo, pero eso a él no le gustaba.Necesitaba a alguien que le quisiera por su manera de ser, no por quien era. Y esa persona estaba dormida a su lado. 

Julia había sido la hoja de color canela para Daniel. Una hoja, que aunque era la más fea porque era marrón y las demás naranjas, era diferente. 

Blue Butterfly. 

Tras una carpeta negra

18/9/13

Tras una carpeta negra.

Salía del instituto. Mientras contestaba algunos whatsapps, caminaba en la dirección por la que solía ir para llegar a casa, que estaba a 15 minutos de allí. Hacía sol y un poco de calor.

Al girar la esquina me encontré con alguien sujetando una carpeta negra que le tapaban la cara. Sólo se le veía las manos y las piernas.

Cuando pasé por su lado, me quedé extrañada. ¿Había acabado de ver a una carpeta con piernas y brazos?
Me giré hacia allí extrañada. Y entonces fui cuando lo vi. 
Sonriendo y con sus ojos azules mirando al frente y sujetando con su mano izquierda la carpeta negra, le vi. Fueron apenas unos segundos pero su rostro se quedó en mi mente. 
Al recordar la situación no paraba de reírme por dentro. ¿Porqué estaría tapándose con la carpeta? ¿No quería que le diera el sol? 

Al día siguiente, llegué al instituto pronto y esperé en la puerta mientras navegaba por internet en mi smartphone. Estaba sola, nadie había llegado aún.

Apoyada y con un pie tocando la pared, noté que algo se estaba acercando a mí. Sentí miedo al principio. Estaba allí sola y solo se veían coches circulando por la carretera. Algo asustada, guardé el móvil en el bolsillo y me abroché mire rebeca de lana. Sentí frío. Una suave brisa acariciaba el ambiente.

Entonces un hombre enmascarado vestido de negro se plantó en frente de mi, con una navaja en la mano. 
Si antes sentía frío, ahora estaba congelada. Mi corazón latía rápidamente. Me sentí pequeña. No podía reaccionar. Noté que mi frente sudaba. Lágrimas llegaban a mis ojos. Mi voz se desvaneció.

De repente, alguien más estaba allí. Esa persona agarró al enmascarado por el hombre y con la otra mano le pegó un puñetazo en toda la nariz. El enmascarado cayó, y mientras esa persona le daba una patada en el estómago, soltó un alarido de dolor.

No podía dejar de mirar al enmascarado que me había atracado en el suelo. Rápidamente se levantó y se fue corriendo.

Mi mirada seguía clavada en el suelo y una lágrima resbaló por mi mejilla. Vi que unas zapatillas se acercaban a mí.

Unas manos acariciaban mis mejillas apartándome el pelo. Alcé mi cabeza y vi quien me estaba acariciándome el pelo. Yo ya conocía esos ojos azules y esa sonrisa maravillosa. Era el chico de la carpeta. Suspiré aliviada.

Sin perder la sonrisa me preguntó:
-¿Estás bien? 
-Sí.

Me abrazó y le rodeé la cintura con mis brazos y apoyé mi cabeza en su pecho. Me sentía mejor. Me había sobresaltado la presencia del enmascarado y no sé que hubiera pasado si él no hubiera aparecido. Me dio un tierno beso en la mejilla.

La puerta se abrió y seguíamos estando solos. Cada uno se dirigió hacia su clase. 

Aquella tarde al recoger mis libros del pupitre cayó un papel que decía:

Te espero donde ayer me viste por primera vez, porque para mi no fue la primera vez. :) 

Aquella nota, aunque no concía mucho al chico, me sacó una sonrisa. Sólo sabía que se llamaba Martín y que estudiaba primero de bachiller, y que es el típico marginado del instituto. 

Fui rápidamente a aquel sitio, pero el no estaba. No parecía estar escondido ni nada. Dejé mi mochila en el suelo y me senté en un banco. Pero antes de que me sentara él ya estaba abrazando mi espalda por la cintura. Y me dio un beso en la mejilla. 
Me giré y rodeé su cuello con mis brazos. No dejaba de sonreírme. Nuestros labios se juntaron dando un tierno y cálido beso, y sin perder la sonrisa me susurró un <Te quiero>.

¿Quién me iba a decir que tras una carpeta negra se escondía un chico maravilloso? Mi chico.
Blue Butterfly.

Fuego verde

15/9/13

Fuego verde.
Llevábamos cinco meses juntos y yo estaba enamorada de ti. De tus besos, tus caricias, tus palabras... Pero en nuestro aniversario de seis meses cortaste conmigo. Me dijiste que ya no me querías, que nuestra relación no iba a ninguna parte, que me dejabas. 
Lloré litros y litros de lágrimas saladas aquella noche en el rincón más oscuro de mi habitación. Te quería y pero tu a mi no. Eso no fue nada, lo peor fue cuando dentro de dos días te vi con otra. 
Entonces, reflexionando, me di cuenta de que nuestro amor solo había falsedad, una mentira, pues si yo te hubiera importado no me hubieras dejado sin ton ni son y a los dos días no estarías con otra. Nunca me quisiste. 
Sí, lloré porque te quería, sufrí porque todo se había acabado. Pero di cuenta de una cosa. No valía la pena llorar por ti, porque nunca me quisiste, fue todo una mentira. Jugaste conmigo como sí fuera una muñeca de trapo. 
¿Y sabes qué te digo? Que el día que prendas una llama de fuego verde en la chimenea de tu casa empezaré a deprimirme por nuestra relación. 

Blue Butterfly

Por la luz de una vela

14/9/13

Por la luz de una vela

Por la luz de una vela pude ver tu sonrisa cubierta de lágrimas.
Por la luz de una vela pude deducir tristeza en tu mirada. 

Esa vela que prendía una llama amarilla, iluminaba esa pequeña sala en la que te escondías. Yo te observaba desde fuera, mirando por la ventana pero tu no me veías. 
En una mano sostenías una foto tuya con un chico, la mirabas y llorabas y llorabas. 
La llama alcanzó la foto tímidamente y se quemó. Ardió ante tus ojos el amor que habías sentido por el. Sólo quedaron cenizas. 
Después te calmaste. Dejaste de llorar, te sacaste las lágrimas con tu mano blanca y respiraste hondo. 
Yo seguía observando mientras me mojaba con gotas de lluvia que caían del cielo gris de la tarde de abril. 
Esbozaste una sonrisa tras tantas infinitas lágrimas. 

¿No ves que él no vale la pena? Los recuerdos, el amor que sentiste por él, eso nunca cambiará, porque es pasado. Pero sí puedes construir tu futuro. 

Por la luz de una vela te sentiste mejor al ver como se quemaba tu pasado amargo y se convertía en cenizas. 

Por la luz de una vela te olvidaste de él y, creéme, ahora será más feliz. 

Blue Butterfly

Premio Liebster Award #3

Premio Liebster Award. 

Sí, es la tercera vez que me conceden este premio. Esta vez ha sido Milibroteca. ¡Gracias!

En vez de contestar preguntas, Milibroteca ha dicho once cosas sobre ella y eso mismo voy ha hacer yo. 

#1. Me encanta leer, en inglés, español... Me da lo mismo el idioma. 
#2. Soy deportista y fanática del tenis.
#3. Me encanta la música. Es la medicina perfecta. 
#4. Me gusta mucho la fotografía, editar fotos, hacer collages... ¡Me encanta! 
#5. Me considero una persona romántica. 
#6. Me encanta escribir ya sea en español o ingles. Me encanta. Es como traducir en palabras sentimientos, pensamientos y imaginaciones sobre papel. 
#7. Soy Dreamer. 
#8. Si tuviera que elegir entre verano o invierno, sería invierno. Puede parecer raro, pero aunque soy muy friolera me gusta el frío. Me tapo con prendas de lana (que me encantan) y tengo escusa para dar abrazos. También, en invierno es Navidad y muchos niños desfavorecidos reciben regalos y alegrías. 
#9. Me gusta ser yo y siempre yo. No soy de esas personas que cambian sino que mejoran.
#10. Me gusta trabajar, aprender cosas nuevas.
#11. Un color favorito sería el azul. Me gusta y además es el color del cielo y el mar y me transmite paz y tranquilidad.

Pues eso es todo. No voy ha hacer nominaciones. Ya las hice en su momento.
Gracias de nuevo a Milibroteca.



Flyers, Lighters y Infiniters.

13/9/13

Flyers, Lighters y Infiniters.

¡Hola! 
Ya tenéis nombre, queridos seguidores. 
Ya tenéis nombre, queridos visitantes. 
Sí, lo he repetido dos veces refiriéndome a vosotros de una manera diferente. 
He tomado una decisión, espero que os guste.

Allá va:

Seguidores, vosotros sois flyers, porque volais conmigo y me acompañais en mi viaje. 
Visitantes, vosotros sois lighters, porque vuestras visitas son como una estrella que ilumina mi blog y eso hace que siga volando sin rumbo. 
Y todos juntos sois infiniters, porque sin ninguno de vosotros este blog no tendría ni visitas, ni comentarios y ni seguidores.

 Sin luz no se puede volar. 

¿Qué os parece?

Gracias a todos. 




Con estrellas en la palma de mi mano

11/9/13

Sólo hacia una semana que mi abuela había fallecido. Vivíamos en una humilde casa de campo y teníamos una granja de la que, gracias a la leche ordeñada, la lana obtenida..., ganábamos dinero con el que sobrevivir.
A parte de eso, a mi abuela le fascinaba la cocina y juntas hacíamos tartas, pasteles, magdalenas..., que vendíamos a los vecinos. 
Ahora todo eso ya se había acabado. Todas esas risas juntas, esos momentos... Todo se había acabado. Debía de hacerlo sola. 
Te preguntarás, ¿y tus padres? Pues mis padres murieron cuando yo tan sólo tenía un año en un incendio en el bosque mientras cazaban. Se puede decir que mi abuela me ha educado y ha ejercido de padre, madre y abuela. 

Raramente sonó el timbre. Abrí la puerta y detrás de ella esperaba un chico de mi edad o quizás un poco más mayor que yo, con una enorme sonrisa. 

-Hola, me llamo Borja y soy el nuevo vecino de al lado. 
-Yo soy Raquel. Encantada. 

Borja se limitó a sonreírme. Le invité a pasar y cedió. Nos sentamos en el sofá y charlamos un rato. 
No podía dejar de mirar esos ojos castaños, y ese pelo liso castaño que se retiraba de vez en cuando con los dedos de las manos. 
Me explicó que había comprado las tierras y la casa de a lado para montar su propia empresa de cocina. Así tendría más facilidad a la hora de recoger alimentos. 
Me pareció muy bien su idea.

-Es una idea fantástica. A mi abuela le encantaba la cocina.

Borja debió de percibir cierta tristeza en mis palabras. 

-Lo siento. -me dijo. 

Después de un breve pero intenso silencio, pues quería reprimir mis lágrimas, prosiguió.

-Raquel, si quieres me puedes ayudar con la cocina, ya sabes, trabajo en equipo. 

Me pareció una idea estupenda. ¡Más que eso! Empezaba a querer estar más tiempo con él y encima cocinando. Sería maravilloso.
Por otro lado, el venía con sus ideas claras y estaba dispuesto a montar la mini-empresa, pero sólo. Sin la ayuda de nadie. 

-No sé Borja, me sabe mal...
-...pues que no te sepa mal. Te gusta cocinar, ¿no? Y de alguna manera tenemos que sobrevivir y si los dos teníamos la misma idea, ¿qué mejor que trabajar juntos?

Sonreí. Sus brazos rodeó mis hombros ligeramente hacia él. Puse mi cabeza sobre sus hombros y me abrazó. No sé si era una manera de darme la bienvenida al trabajo, si era una manera de animarme por lo de mi abuela... No lo sé. 

Quedamos al día siguiente en su nueva casa. 
Aquella tarde saqué todas las recetas que habíamos inventado mi abuela y yo. Esta vez no pude evitar que unas lágrimas amargas cargadas de nostalgia resbalaran por mis mejillas. 

Me dí una ducha caliente que contrataba con el frío de la tarde. Al terminar me puse el pijama de invierno y un batín, mis patucos, una bufanda y mi cámara de fotos. 
Salí a fuera. La granja se situaba en una zona despejada y alta apartada de la ciudad. Sólo se oían el canto de los pájaros, el chapoteo de la lluvia cuando llueve. Ni ruido de coches ni sirenas. Al ser una zona despejada y alta se podía ver perfectamente el mar. El atardecer, el amanecer junto al mar brillando y contrastando con el color del cielo, hacía un paisaje precioso y era inevitable no sacar algunas fotos. 

Al día siguiente, me encontraba en casa de Borja. Era mucho más amplia que la mía y quizás más moderna. 
Nos estábamos un café con leche cuando le mostré las recetas de mi abuela y mías. 

-Son maravillosas, tienen una pinta estupenda -comentó echándoles un vistazo. 

Me estaba secando las lágrimas con el puño de mi jersey cuando se levantó y se arrodilló a mi lado. 
Me apartó el pelo y me dio un beso en la mejilla. 
Le miré. Me estaba sonriendo. Me acarició el pelo cuidadosamente. 

-No pasa nada. Es que soy una llorona.

Se levantó, me cogió de las manos y me levantó y me abrazó. Me abrazó fuerte y me dio unos besos en la mejilla. 
Aún abrazados le di un beso en la mejilla. 

-¿Quieres oír una buena noticia?

Le miré y me apartó un mechón de pelo de la cara.

-Hace unos días, antes de venir aquí, bajé al pueblo y dejé un cartel en el tablón de anuncios anunciando mi mini-empresa. Y ya tengo un pedido: trtase tres chocolates. 

-¡Que bien! 

-¿Te apetece hacerla ahora? Hay que entregarla mañana. 

Asentí y me dio un beso en la frente. 

Fuimos a la cocina y me puse un delantal.
Empezamos por la base. Mientras machacaba galletas, Borja puso mantequilla en el microondas. Pusimos el polvo de galleta y la mantequilla en un recipiente y lo mezclamos. 
Mientras yo ponía azúcar, nata, leche, chocolate y cuajada en un cazo, con sus medidas, Borja hacia la base de la galleta echando la mezcla del polvo de galleta y la mantequilla en un recipiente y aplastandola para que quedara bien resistente. 
Puso el cazo al fuego y mientras removía el cotenido con una cuchara, Borja se lavó las manos. 
Sin yo esperarmelo me rodeó la cintura con sus brazos y me estemecí. Me dio un beso en la mejilla y se fue preparar la segunda capa de chocolate. 
Al cabo de un rato, la primera capa estaba lista. Retiré el cazo y esperé a que se enfriara un poco. 

-¿Cómo vas? -me preguntó. 
-Bien. Se tiene que enfriar un poco. 
-A nuestro cliente le va a encantar. 

Eché el cazo al recipiente cuidadosamente y con una cuchara esparcí el chocolate por toda la masa de galleta. Fui a lavar la cuchara y el cazo, y en ese rato Borja ya tenía segunda capa hecha. 
Cuando acabé de fregar el cazo y la cuchara, él seguía esperando a que se enfriara un poco la capa de chocolate blanco. 
Me miró sonriendo.
-¿Qué? -le dije. 
-Creo que ya sé cuál es mi chocolate favorito. 

Empecé a preparar la última capa, la de chocolate con leche mientras él volcaba el cazo encima de la capa de chocolate negro. 

-¿Ah sí? ¿Y cuál es? -le dije mientras removía la mezcla con una cuchara.
-El blanco -me dijo con picardía

Cuando el cazo se enfrió lo eché encima de la segunda capa. Ya estaba lista la tarta. 
Esperamos a que se enfriara un poco para meterla en la nevera. 
Mientras esperábamos Borja y yo estuvimos charlando.

-Pues yo cuando les dije a mis padres que quería ser cocinero y montar mi propio restaurante o empresa de cocina, me echaron de casa. 
-¿Porqué? -le dije extrañada. 
-Porque desde hace mucho tiempo, mi familia se dedica a la informática. Y a mí la informática no me gusta, me gusta la cocina. Y, bueno, a ellos no les pareció bien y me echaron de casa. 

Noté cómo sus ojos se humedecían. Me acerqué y le di un tierno beso en mejilla y le abracé. 
Me daba mucha pena. Él me había dado cariño sin ni siquiera conocerme mucho y ahora él era el que necesitaba ese cariño. 

-Pero bueno, no pasa nada. -me dijo más alegre -¿Ponemos la tarta en la cocina?

Y eso hicimos. La pusimos en la nevera y hasta mañana no saldría de allí. Fuimos a dar un paseo. El atardecer era precioso. El cielo estaba pintado de colores naranjas y el mar brillaba como diamantes. 
Borja me cogió las manos y me abrazó. 
Me rodeó con sus manos la cintura y yo le rodeé con los míos su cuello. 
-¿Sabes qué? -me susurró -Que si por cada vez que me haces sonreír, que me haces feliz y que me haces recordar que valgo para algo, tuviera que coger una estrella, la noche sería negra por que yo tendría todas las estrellas en la palma de mi mano. 

Le sonreí. Era tan tierno, tan romántico y cariñoso. 
Nuestras narices rozaron. Y se acercó lentamente a mí y me dio un beso dulce como la tarta de tres chocolates que habíamos cocinado. 




Book Tag: La hamburguesa de libros

Book Tag: La hamburguesa de libros.
¡Hola! Luna de "Sumergida en el mar de la lectura", me ha otorgado este premio. Y se lo agradezco muchísimo por que me apetecía mucho hacerlo.
¡Vamos allá!

1. El pan de abajo del sándwich: El primer libro de una saga que amas.
"Canciones Para Paula" de Blue Jeans. Si no sabéis cuál es, no sabéis que os estáis perdiendo, pero tranquilas, pronto subiré una reseña de esta maravillosa trilogía.


2. La carne de la hamburguesa: Un libro de mucha carne, (Espesor de 400 páginas o más) que hayas leído y disfrutado.
"La Isla de las Mariposas" de Corina Bomann. Me he leído libros más largos pero este me mantuvo intrigada hasta el final.


3 y 4 Ahora una rebanada delagda de queso y un hoja de lechuga. (Dos libros de 200 o páginas o menos) uno que hayas leído y disfrutado y otro que quieras leer.
Leído: "Deja en paz a los muertos" de Juan Ramón Barat.
Quiero leer: "El verano en que me enamoré" de Jenny Han




5. ¡La rodaja de tomate!: Elige un libro que ames u odies. (Tamaño medio entre 200 y 400 págs.)
"Rafa. Mi historia" de Rafael Nadal y John Carlin. Para los que no los sepáis, soy un fanática del tenis y Nadal es uno de mis ídolos. Leí este libro sin esperarme nada especial, solo su vida y alguna cosa más, pero no, era muchísimo más que eso y me sorprendió mucho. Y me encantó.


6. Hora de la salsa, esa salsa que nunca probaste y no sabes si vas a odiar o amar: Elige un libro que pensabas que ibas a odiar y amaste, y que ibas a odiar pero amaste.
Odio - Amor: "Of Mice and Men" de John Steinbeck. Pensé que sería aburrido y eso, pero al final me resultó entretenido y estuvo bien.
Amor - Odio: "Que el amor nos salve la vida" de David Escamilla. Lo que ponía en la descripción me llamó bastante la atención pero ya cuando llevaba unas páginas me resultó pesado. Parecía que no ibas a ninguna parte.

   

7. Por último la rebanada superior de pan: Elige el libro al que tengas miedo por ser el final de una saga y no quieras terminarla u otro motivo.
"Mockingjay" de Suzanne Collins. Me encantaron los otros dos libros y no sé como acabará. Todo está tan confuso...


Pues bueno, este es el tag. Me hubiera gustado que llevara bacon, pero bueno, jajajaja. Bueno aquí mis nominados. 


Muchas gracias de nuevo.

Blue Butterfly.

Nombre

10/9/13

Nombre
¡Hola!
Sé que somos pocos seguidores (18), de momento. Pero a mí no me importa la cantidad de seguidores, solo me importa lo fieles que son leyendo y visitando mi blog todos los días y comentando mis entradas.
Gracias. :) 
Creo que os merecéis ser algo. Tener un nombre que os identifique, que cuando alguien lo mencione, sepáis que sois vosotros. 

Traigo unas sugerencias:

1. Flyers
2. Dreamers
3. Infiniters
4. Lighters

A mí, personalmente, me gusta más Dreamers. Pero esto es decisión vuestra. Pondré una encuesta en la que podréis votar hasta el viernes. 
Si tenéis alguna sugerencia, decírmelo dejando un comentario en esta entrada.

¡Gracias!


Un beso de lluvia

8/9/13

Estaba en la residencia de la universidad. Viviría allí durante el curso que tan sólo acababa de empezar.
Mi habitación era la trece. Los chicos y las chicas estábamos separados en dos bloques diferentes. Estaba en el salón de la residencia de chicas cuando recibí un Whatsapp. 

Gabriel 20:04: ¿Mañana quedamos para comer?

Pues sí, aunque mensaje solo dijera una simple y ordinaria pregunta a mí me sacaba una sonrisa. Era lo que me pasaba cada vez que Gabriel me enviaba un mensaje. 
Le respondí un escueto "Ok" y me di cuenta de que la noche de diciembre ya había caído sobre la residencia. Subí a mi cuarto y me puse mi pijama. 
No podía dejar de pensar en él. Teníamos la misma edad, es decir, que también era su primer año de universidad. Desde el primer día que me lo crucé por el pasillo, sus ojos azul cielo y su sonrisa me hipnotizaron. 
Coincidimos en la biblioteca bastantes veces y él siempre se había acercado a mí. Nos hicimos amigos, pero a mí me guataría llegar un poco más lejos...
Me aseguré de que había cerrado la puerta con llave y que tenía puesto el despertador a las 8:00. Mañana sería sábado y como la Navidad está apunto de llegar, un grupo de universitarios ha montado una fiesta y ha invitado a todo el mundo. 
A mí no me apetece ir, no soy fiestas.     

Al día siguiente me dirigí sobre la 13:00 hacia el comedor. Hacía frío y parecía que en cualquier momento fuera a llover. 
Gabriel me esperaba en la mesa donde solíamos desayunar normalmente.

-Buenos días -me dijo al sentarme.
-Buenos días. 
-¿Vienes a la fiesta?

Antes de que pudiera de decirle que no, aparecieron las típicas divas populares de la universidad que al parecer habían oído la pregunta. 

-¿Ésta? ¿A la fiesta? Seguro qué no tiene ni unos pobres pantalones para salir de fiesta. -dijo Marta que era la líder. 
Las otras dos divas le rieron la gracia. 
Les ignoré mientras me tomaba el desayuno. Al ver que no contestaba prosiguió. 

-Gabriel, amor -le dijo Marta dirigiéndose a él -si necesitas una pareja de baile ya sabes a quien llamar. -se volvió hacia a mí y mirándome de arriba a abajo me dijo - Mejor que con esta que le falta glamour y le sobran libros. 

Aquello me sentó fatal. No le contesté. Primero me sentó mal que le invitara a Gabriel a ir con ella a la maldita fiesta y encima que me tirara por tierra delante de él. 

Se dieron media vuelta y se marcharon. Me di cuenta de que esperaba una respuesta. 
-No lo sé, no me gustan las fiestas. 
-¡Bah! No me digas que es por lo que te han dicho las tías estas. 
-No es por eso. No me gusta ni el ruido ni el ambiente de las discotecas ni botellones. 
Me levanté.
-Vamos que no vas. -me dijo algo malhumorado. 
-Si voy, ya me verás. 

Y me marché. Se hicieron las 21:30 de la noche y ya se oía la música del botellón. Me dio un arrebato. Me puse una camiseta blanca de manga larga, unos leggings negros, un jersey de lana largo azul clarito, unos calcetines de lana y unas botas con cordones, un abrigo de lana gris con botones, un gorro a juego y una bufanda negra de lana y cogí mi bolso. 

Musica, alcohol, tabaco, sudor.  Ese era el ambiente que se respiraba allí. Con la mirada localicé a Gabriel. Allí estaba bailando con Marta. Gabriel estaba de espaldas a mí, por lo tanto no me veía, pero Marta sí me vio. Llevaba un vestido cortísimo y escotado. 
Sin ni siquiera yo esperármelo, se acercó a Gabriel y rápidamente le plantó un pico en los labios al cual Gabriel no le respondió. Se apartó bruscamente y se giró...

Aquel momento pasó en cámara lenta. Podía sentir a la perfección como un torrente de lágrimas querían desbordarse por mis blancas mejillas. Y así fue, fueron cayendo una a una y en ese momento Gabriel se giró y me vio allí. 

Decidí darme media vuelta y volver a mi cuarto del que no habría salido sino fuera por él.
Mis lágrimas reflejaban rabia, tristeza, agobio... El ambiente del botellón, el pico de Marta y el miedo a confesar a Gabriel que le quería se mezcló en mis lágrimas saladas. 
Caminé rápidamente hacia mi cuarto limpiándome las lágrimas con el puño del abrigo. El frío de la noche chocaba contra mi cara. Empezaron a caer gotas de lluvia cada vez más y más. 
De repente sentí que una mano me cogía la mano izquierda y me tiraba suavemente por lo que me vi obligada a girarme. 
Era él. Sí. Gabriel. Nuestras caras estaban muy cerca y nuestros cuerpos pegados. Agaché la cabeza e intenté despegarme pero el no me dejó. La lluvia seguía cayendo cada vez más. No podía separarme de él. Estábamos abrazados, él sujetando la mano que me había cogido y rodeándome con la otra mi cintura y yo tenía mi manos en su pecho. 
Me apartó el pelo de la cara, se acercó a mí cuidadosamente buscando mis labios y me besó. 
Un beso tierno y dulce como él. Mi frías manos rodearon su cuello. 
Un beso cálido que contrastaba con el frío de la noche y de las gotas de lluvia que no dejaban de caer. Me rodeó fuertemente la cintura con ambas manos.  
Un beso intenso y largo. 
Un momento que no quería que acabar nunca. 
Un beso de lluvia. 
Nuestros labios se separaron. Sus ojos azules me miraron. A pesar de que el cielo estaba gris podía ver perfectamente como brillaban.
Me dio otro beso. Esta vez más corto pero tierno. 
Miró al cielo y le imité. Las gotas de lluvia caían sin parar, se oía como chapoteaba en el suelo. 
Nos fundimos en un abrazo. Me besó la frente. Y me susurró: <Te quiero>.

    

Reforma

7/9/13

Reforma.
¡Hola! 
A partir de ahora podréis hacerme peticiones, collages, firmas, cabeceras... Solo tenéis que ir a la página Pedidos y seguir las instrucciones. 

No sé si os habéis dado cuenta pero he hecho una pequeña reforma en el blog. Cabecera nueva, foto de perfil nueva y firma blue. Todo hecho por mí.


CABECERA:



PERFIL:




















¿Qué os parece? ¿Os gusta?

Blue Butterfly

Premio Liebster Award #2

Premio Liebster Award.
¡Hola! Aunque ya he sido nominada este premio anteriormente, Love this, me a otorgado el Liebster Award.
¡Muchas gracias!

Aunque ya seguí las normas, lo volveré a hacer de nuevo pues las preguntas son diferentes e interesantes.

Normas:
-Nombrar, agradecer y seguir al blog que te dio el premio. (Hecho)
-Responder a 11 preguntas que te han planteado:

1. ¿Qué es para ti tu blog?
Para mi, mi blog es un riconcito donde escribo mis pensamientos, sentimientos, historietas... Es como una pequeña sala diseñada por mí donde tengo todo lo que me gusta. Y por supuesto, una parte de mí.

2. ¿Qué harías si nadie te viera?
Mmmmm... No sé. Cuando necesito llorar, lloro cuando nadie me ve. Depende de lo que necesite en ese momento.

3. Un sueño que está en proceso de hacerse realidad.
Escribir mis propias historietas y que la gente las lea, las comente, y las valore.

4. ¿Te gusta escuchar música?
¿¡Qué si me gusta!? ¡Me encanta! Es una de mis grandes aficiones.

5. ¿Cuáles son tus cantantes prefes?
Mmmmm... Sería injusto nombrar a solo uno, así que destacaré unos cuantos: Andy & Lucas, Manuel Carrasco, Melendi, Malú, Pablo Alborán, El Arrebato, Barrio Sur, One Direction, Demi Lovato...

6. Un libro que recordarás siempre.
Difícil escoger solo uno, pero si tuviera que elegir solo uno sería Dime que sí, de Lof Yu.

7. ¿Cómo describirías a tus amigas?
Amigas, lo que son amigas no tengo. Tengo compañeras de clase y bueno, ya sabes, hay de todo. Una está más loca, otra es más dejada, otra es más tranquila, otra más estudiosa... un poco de todo.

8. ¿Te consideras adicta a tu móvil?
Para nada. Consulto mi móvil de vez en cuando. No estoy siempre con él.

9. ¿Qué red social usas más a menudo?
No dispongo de ninguna red social. Con lo cual es WhatsApp.

10. ¿Qué te gusta más la moda o la belleza?
La moda. Creo que hay que encontrar la belleza que llevamos en el interior, en cambio con la moda seguiremos siendo nosotras con nuestro estilo.

11. Un lugar que te gustaría viajar.
Dublín, Irlanda y Cheshire, Inglaterra.

No voy a hacer nominaciones ni a formular preguntas pues ya lo hice lo otra vez.

Gracias de nuevo a Love this, por las preguntas y la nominación. Ha sido un placer contestarlas.

Blue Butterfly.

El Hormiguero

5/9/13

El Hormiguero
Sí, ese programa de televisión que se emite en Antena 3 de lunes a jueves desde las 21:45 hasta las 22:30 que siempre saca una sonrisa. 
Pablo Motos, Trancas, Barrancas, Petancas, Marron, El Hombre de Negro, Jandro, Ana Simon, Santi Millán!, Santiago Segura... Y un montón de colaboradores más dentro y fuera de las cámaras consiguen que cada noche millones de personas esbocen una sonrisa.

 

Nos hacen reír, nos hacen llorar. Descubren nuevos talentos. Dan oportunidades a jóvenes aspirantes a cumplir en su sueño. Con ellos pasamos buenos ratos. Con ellos nos enteramos de nuevas noticias y tenemos el placer de conocer a actores, cantantes.., personalmente tanto nacionales e internacionales (One Direction, Tom Cruise..) y muchos más ya han pisado el plató del Hormiguero. 
No creo que alguien que trabaja en El Hormiguero o alguien cercano, o algún famoso que ha pisado el plató, esté leyendo esto ahora mismo, pero si lo está, me gustaría darle miles y millones de gracias por hacer posible un programa tan solidario, divertido que cuyo objetivo es hacer sonreír. 
Solo hay unas pocas personas como vosotros, ojalá hubieran más personas como vosotros. 
Sois las mejores personas del mundo, jamás podré agradeceros  lo que estáis haciendo por vuestra audiencia. 



También quería recalcar que El Hormiguero es MADE IN SPAIN y ha tenido éxito por todo el mundo. Sé que hay muchos que se lamentan de ser españoles porque no tenemos nada bueno, nada de éxito internacional. Pues no es cierto, solo basta en fijarse en El Hormiguero para saber cómo somos los españoles.


Gracias por hacernos felices. :) 

Blue Butterfly. 

Premio Liebster Award #1

Premio Liebster Award
Mi blog y yo de "Siempre Contigo" me ha otorgado un premio. ¡Miles de gracias! 
Debo seguir las siguientes normas:
-Nombrar, agradecer y seguir al blog que te nominó (hecho)

-Responder las 11 preguntas que te han planteado:

1. ¿Carne o pescado?
Carne. Me gusta más por su sabor.
2. ¿Lunes o miércoles?
Lunes. Comienza una nueva semana.
3.¿Cantas?
Sí, pero en secreto. Soy demasiado tímida para salir en público y que la gente me escuche.
4.¿Sin qué podrías vivir?
Podría vivir sin amigos, sin compañía. Incluso sin casa.
5. ¿Has sufrido por alguien alguna vez?
Imagino que te refieres por amor. Pues no, aunque si que hubo una vez que me la jugaron bien pero no he sufrido por esa persona, sufrí por mí misma pues yo era la "víctima" de todo.
6.¿Qué es para ti la música?
Para mí la música es un idioma. Un idioma donde hablan los artistas y cuentan una historia, expresan sus sentimientos y expresan sus emociones a su manera.
7. ¿Piensas en pequeño o en grande?
En grande. Soy soñadora y los soñadores siempre pensamos en grande.
8. ¿Te gustaría vivir un sueño sola o con alguien especial?
Bueno, la verdad es que siempre he estado sola viviendo mi vida, por decirlo de alguna manera. Sí, mi familia siempre ha estado ahí y lo sigue y estará estando siempre. He sido siempre muy individual para hacer las cosas y probablemente para vivir un sueño también lo haga sola, pero si pudiera con alguien especial, no lo dudaría.
9. ¿Qué opinas sobre el plagio?
Con todo mi respeto pienso que es lo más absurdo y estúpido que alguien puede hacer. Me parece una falta de respeto hacia las personas que han experimentado el plagio pues no se lo merecen para nada. Todos somos diferentes y no hay nadie igual, así que no entiendo porqué hay gente que comete el plagio.
10. ¿Has experimentado plagio?
 No, afortunadamente, no y tampoco se lo deseo a nadie.
11. ¿Qué opinas sobre la gente que te hace mal?
Buena pregunta. Es un poco difícil de explicar pero intentaré explicarme lo mejor posible.
Creo que son unos cobardes pues si me hacen daño es que se sienten inferiores a mí e intentan estar superiores a mí hundiéndome. Entonces cuando alguien siente que le hunden o que se hunde lo que hace es armarse de valor para seguir flotando y no ahogarse. Así que lo que pienso es que las personas que me hacen mal son unos cobardes y unos inconscientes porque en realidad lo que están haciendo hacer sentirme fuerte cuando su objetivo es todo lo contrario.
No sé si me he explicado bien.

- Nominar a 11 blogs con menos de cien seguidores y notificárselo:


Ya sé que son solo tres, pero de todos los blogs que sigo me parece que estos tres son los únicos que no lo han recibido. Si no es así, lo siento. Notificármelo en un comentario y os nomino.

-Plantear 11 nuevas preguntas:

1. ¿Crees que alguien es infeliz por propia decisión o solo por las circunstancias de la vida?
2. ¿Qué talento te gustaría tener?
3. ¿Acabas lo que empiezas si surgen dificultades?
4. Si un profesor, amigo o pareja tendría que decir algo sobre ti, ¿qué crees que diría?
5. ¿Prefieres trabajar sola o en equipo?
6. ¿Qué es lo más raro que has dicho nunca?
7. ¿Alguna vez has mentido y esa mentira se ha convertido en un polémica?
8. ¿Qué harías para ayudar a una adolescente que ha sufrido bullying?
9. Imagina que han pasado 50 años, ¿qué consejo le darías a un niño o a un adolescente?
10. Si pudieras borrar algo de tu pasado y volver a empezar, ¿lo borrarías y por que lo cambiarías?
11. ¿Te arrepientes de algo? Y si es así, ¿de qué y por qué?

Pues eso es todo. :)

Quería darle la enhorabuena a "Siempre Contigo", por las maravillosas preguntas que me ha planteado. Son muy originales y he estado encantada de responderlas. Si quieres ser periodista vas por buen camino.
También agradecerle, de nuevo, de que me haya dado la oportunidad de contestarlas. :) 
Muchas gracias.

Un beso.

Blue Butterfly.


Tips de estudio

4/9/13

Tips de estudio.

¡Hola! Como ya sabéis viene la vuelta al cole. Aprovecho para decir que ahora tendré menos tiempo para escribir en mi blog y actualizarlo, pero es no quiere decir que lo vaya a abandonar. Todo esto es por los estudios.

Os voy a dar unos cuantos consejillos para a ver si os pueden ayudar a la hora de estudiar:
1. Estudia en un sitio de haya silencio y no hayan distracciones. Será ideal para tu concentración.
2. Esconde el móvil o el ordenador si hace falta, para que estés centrada.
3. Intenta llevar los deberes algo adelantados. Día que lo manden día que lo haces, pero los exámenes y proyectos importantes tienen preferencia.
4. Aprovecha el fin de semana. Son 48 horas libres. No digo que estés todo el día estudiando pero sí unas horas aprovechando deberes y adelantando preparaciones para exámenes.
5. A la hora de hacer deberes, consulta el horario. Empieza por la última hora y pon los libros en ese orden, así tendrás antes hechos los deberes de las asignaturas que tienes por la mañana. Si el trabajo es muy largo y sabes que otra asignatura a mandado deberes más cortos, puedes hacer un cambio.
6. Aprovecha el tiempo. Si te encuentras cansada o desconcentrada puedes tomar apuntes del próximo examen o proyecto así a lo tonto ya te quitas una faena de encima.
7. Escucha bien al profesor en clase, toma apuntes de todo lo que dice e escribe en la pizarra, y si tienes alguna duda, no dudes en levantar la mano y preguntarla. Para eso están, además eso se reflejará en tu nota final y te será más fácil aprenderte la lección.
8. Organízate. Imagino que tendrás alguna actividad extraescolar. Ya sea entre semana o el fin de semana, adelanta trabajo y así irás más tranquila o no tendrás que trasnochar.

Aunque no te des cuenta, estás ganando tiempo. Tendrás más tiempo de salir con tus amigas o tu novio. Más tiempo libre.

Estos son mis tips de estudio. Espero que te ayuden.

Blue Butterfly.

My Weird Things

My Weird Things
Este es un premio que me ha otorgado Super Fun. ¡Mil gracias!
Debo seguir las siguientes normas:

-Contar 5 cosas de ti:
Me gusta la fotografía.
Soy tímida.
No me gusta llamar la atención.
Me encanta trabajar.
Soy de letras.

- Responder 5 preguntas que te haya formulado la autora del blog que te ha premiado.
1. ¿Te gusta leer?
Me encanta leer.
2. ¿Cuál es tu canción favorita?
Tengo muchas pero si tuviera que destacar una sería "Nightingale" de Demi Lovato.
3. ¿Qué es lo que más te gusta de BLOGGER?
Que puedes crear tu rinconcito a tu manera y poner lo que te parezca.
4. ¿Te gustan las palomitas?
No.
5. ¿Prefieres el verano o el invierno?
Invierno. Es cierto que soy muy friolera y lo paso mal en invierno (a veces), pero el estar tapada por prendas de lana me hace sentir cómoda y protegida.

-Hacer 5 preguntas a las autoras de los blogs que premies.
1. ¿Qué frase o canción te ha ayudado a superar una tristeza?
2. ¿Crees que eres rara? ¿Por qué?
3. ¿Qué es lo más extraño que te ha pasado?
4. ¿Cuál es el mejor regalo que te han hecho?
5. ¿Cómo sería tu chico ideal?

-Premiar a 5 blogs.
Sé que son cinco pero voy a premiar a solo uno.


Gracias de nuevo.
Blue Butterfly.


Abrí los ojos tras estar tan ciega

3/9/13

Abrí los ojos tras estar tan ciega.
Hoy esperaba en la parada del autobús mientras contestaba a unos Whatsapps.
Seguía sumergida en mis mensajes cuando alguien me llamó. 
-¿Marina?
Alcé la cabeza y me tropecé con sus ojos. 
-¡Pablo!
Me levanté y me dio dos besos. 
-Te presento a mi novia, Clara. 
Me quede de piedra. 
-Encantada -le dije mientras me daba dos besos. 
Hacía un verano que conocí a Pablo en un campamento. Era dos años mayor que yo. Se quedó en mi corazón que se agrietó cuando vi que no vino este verano al campamento. Ahora entendía por qué... 
-¿Cuánto tiempo sin vernos, no? -me preguntó Pablo.
-Sí -respondí con un hilo de voz. 
Pablo no sabía donde mirar. Miró a su novia y esta le besó.

Disimulé inspeccionando mi smartphone. Me había sentado como una patada en el estomago que se besara con otra delante de mí. Pero que le iba a hacer, era su novia y él no sabía lo que sentía por él. Llegó un autobús se despidieron de mí y entraron. Afortunadamente no era el autobús en el que yo iba a subir para volver a casa.
Al rato, vino el que me llevaría a casa. Sentada en una silla mirando por la ventana por las que corrían pequeñas gotas de lluvia, me invadió una fuerte tristeza por dentro. Pablo tenía novia. Le conocí en un campamento donde voy todos los veranos y hasta este verano él tampoco había dejado de ir. Y sí, este año no ha ido. Me sentó mal. No contestaba a mis Whatsapps que le enviaba de vez en cuando y ahora se había presentado delante de mí como si nada.
Bajé al autobús y me dirigí hacia mi casa. Iba mojándome por el camino pero no me importaba. En nada llegué a casa. Puse la calefacción, dejé mi mochila, me desnudé y entré en la ducha. Mientras el agua caliente que se resbalaba por mi piel fría, me relajé y como si fuera una máquina del tiempo, recordé todos los buenos momentos que había vivido con Pablo. Ahora sí. Ahora si que lloraba. Mis lágrimas saladas se mezclaban con el agua que caía sobre mi piel. Era una tontería llorar por algo así, pero Pablo había sido prácticamente mi mejor amigo desde los 12 años. Él tiene dos más que yo, es cierto, y siempre íbamos en pandilla con Amelia y Nacho. Nos habían fallado Amelia que dio el motivo y Pablo que no lo dio. Nacho y yo pasamos el verano juntos en el campamento y lo pasamos bien. Además Nacho era mi vecino de enfrente.
Salí de la ducha y me vestí lo más rápido posible. Puse una lavadora y empecé a hacer la cena. Entre tanto sonó el timbre. Me sequé las manos y fui a abrir la puerta. Nacho.

-¡Ey! ¿Qué tal? -me saludó mientras entraba en mi casa -¡Qué calentito se está aquí!

-Sí, nada más venir he puesto la calefacción -le dije con una sonrisa -Estaba haciendo la cena. ¿Te vienes?

Nacho asintió y continué pelando fruta.
-¿Te quedas a cenar?

-Vale -dijo tímidamente- ¿Te ayudo? -dijo levantándose.

-Si quieres...

Se puso a pelar fruta conmigo.

-Hoy he visto a Pablo -comencé. Le miré. No parecía importarle -y me ha presentado a su novia, Clara.

Nacho paró y me miró. Con una sola mirada lo entendí todo. Era una manera que teníamos de comunicarnos y sí estábamos completamente de acuerdo.

-Por eso dejó de dar señales de vida y no ha vuelto al campamento -me dijo serio.

-No lo sé.

-Pues no veo ninguna otra razón. Éramos muy buenos amigos, Marina, me lo podía haber contado, no le habría puesto ningún problema. Amelia no vino porque se iba con su novio a Mallorca todo el verano con su familia, y no les dijimos nada malo.

-Tienes razón -asentí.

Ahora si que lo tenía más claro que el agua que salía del grifo de la pila.

-Nacho, tengo que decirte una cosa.

Me miró preocupado.

-No es nada es solo que... -no sabía como empezar- pues que... A mí Pablo me gustaba.

Dejó el cuchillo y la manzana en la mesa y me miró. Me sentía incómoda. No sabía que hacer, a donde mirar...

-Marina... -me dijo- lo siento.

Tras un breve pero incómodo silencio.

-Marina, quiero que sepas que si necesitas mi ayuda siempre la tendrás.

-Siempre has estado ahí Nacho, y yo he estado tan ciega -le dije con los ojos vidriosos.

Hace dos años en el campamento recibí una carta anónima. Una carta de amor. Una carta en la que decía su autor que me quería. Yo, pensé que era Pablo y Amelia al principio no estaba tan segura, pero le convencí. Y ahora me he dado cuenta de que era Nacho y no Pablo.

Le dí un abrazo. Abrí los ojos tras estar tan ciega. Nacho era el que siempre había estado a mi lado. Era el que vivía enfrente de mi casa.

Cuando te metes en la cabeza de que quieres a alguien, no te das cuenta de que a lo mejor hay otra persona que te quiere e intenta desmostrartelo pero tú no te das cuenta.
Nos miramos y Nacho me besó en los labios. Un beso corto, tierno y cálido con una buena dosis de amor. El amor que yo pensaba que Pablo me daría algún día, pero no. Solo ese amor me lo podía dar Nacho. Nadie más.

Y por una vez, en mucho tiempo, abrí los ojos tras estar tan ciega y me di cuenta a quien realmente quería.

Blue Buttefly.

Imperfección

Imperfección 
Nadie es perfecto. 
Verdad absoluta, nadie es perfecto. Todos tenemos nuestros defectos. ¿Qué seríamos sin defectos? Tenemos miles de defectos y todos esos defectos constituyen nuestra personalidad.
Somos afortunados de ser imperfectos. De equivocarnos, de confundirnos, de tener miedo porque eso es lo que somos. Somos humanos. Y los humanos nos equivocamos, nos confundimos y nos asustamos. ¿Qué seríamos sin eso?
También somos imperfectos corporalmente. Unas tenemos más vello otras menos, otras más oscuro y otras más claro. Otras tenemos los dientes torcidos y tenemos que llevar brackets. Otras somos alérgicas a sustancias comunes (polvo, sol, polen...) Otras estamos frecuentemente enfermas, otras no tanto. 
Aunque suene estúpido lo que voy a decir ahora, eso es maravilloso. 
Es maravilloso porque son defectos y los defectos forman parte de nosotras. 
No se a vosotras, pero a mí no me gustaría ser perfecta, para nada, ni conocer a alguien que sea o se crea que es perfecta. 
Somos todos imperfectos y eso deberíamos valorarlo porque...


Blue Butterfly.






Con pinceles de colores

2/9/13



Con pinceles de colores.
Cuando estás triste o desanimada tu vida pierde el color y se vuelve en blanco y negro.
Cuando estás enfadada o rabiosa tu vida se altera con colores rojos y naranjas vivos. 
Cuando te gusta alguien o estás enamorada tu vida se pinta de colores rosas suaves. 
Cuando estás tranquila y centrada tu vida se mancha de distintos tonos de azul. 
Cuando estás que te sientes loca o que se te va la cabeza tu vida se llena de color amarillo. 
Cuando ayudas a alguien tu vida se tiñe de verde pastel. 

¿Te das cuenta de cuantos colores hay?
Tu eres el único pincel que puede pintar tu vida y la paleta de colores la tienes en el corazón. 

Blue Butterfly.


Medicinas sentimentales

Medicinas sentimentales.

Sí habéis leído bien. Os voy a dar una serie de medicinas sentimentales. Para cuando te sientas sola, triste, desanimada...Medicinas sentimentales.

Primera medicina:
Si te sientes sola o triste por algo que te ha pasado y tienes la suerte de tener alguien a tu lado (tu mejor amigo/a, tu hermano/a, tu novio/a o tu vecino/a) o quien sea, esa persona te escucha y te comprende y así tu te puedes desahogar y contar todo lo que piensas y sientes. 

Segunda medicina:
Si no tienes a nadie, si estás sola, lo que puedes hacer es lo que yo hago. Escribir lo que piensas. No hace falta que lo publiques en un blog o algo, con tan sólo escribirlo en un word, basta. 
O mejor aún, puedes escribir un papel todo lo que piensas, como te sientes, y qué piensas de esa persona que te ha hecho daño y después quemar el papel o romperlo a pedazos y tirarlo a la basura. Verás que bien te quedas.

Tercera medicina:
Música. Escucha música. 
A Demi Lovato para que sepas que alguien te comprende y te aconseja. A One Direction para que sepas que alguien se preocupa por ti y que están dispuestos a animarte. 
A cualquier otro artista que te guste y sabes que su música te puede animar. 
Yo personalmente te recomiendo a Demi y a 1D.


Cuarta medicina: 
¿Cantas? ¿Bailas? 
¿A escondidas? ¿En público? ¿En secreto?
Da igual. El caso es que te gusta, ¿no? 
Pues escoge una canción alegre y cántala. Da igual si cantas bien o mal. Y lo mismo si bailas. Da igual. El caso es que a ti te gusta y disfrutas haciéndolo.

Quinta medicina:
¿Eres deportista? ¿Te gusta el deporte?
¿Qué mejor manera de desahogarte que poniendo a prueba tu cuerpo?
No sólo te sentirás mejor después, sino que habrás perdido algunos gramos de más y te sentirás más fuerte. 
Puedes nadar, correr, jugar al frontón... Pero es importante que lo hagas tú sola, no llames a nadie. 

Pues estas son todas las medicinas que creo que te pueden ayudar. Si se me ocurre alguna más la pondré de inmediato. 


No es necesario sólo tomar una medicina puedes tomar varias. A diferencia de las medicinas de la farmacia éstas son gratis y son únicas porque sólo las puedes hacer tú y el efecto sólo lo puedes conseguir tú. 

Espero que esto te sirva de ayuda. 
Blue Butterfly. 


1 mes y poco, 14 seguidores y 728 visitas

1/9/13

1 mes y poco, 14 seguidores y 728
¡Hola! GRACIAS. Gracias a todos y cada una de las personas que se han molestado en leer mi blog, visitar mi blog, participar en mi blog, comentar en mi blog y hacer clic en el botón de "Seguir este blog". Gracias, gracias y gracias a todos vosotros.
Estoy muy agradecida, de verdad. No me esperaba estas estadísticas para nada. A lo mejor hay blogs que han conseguido más seguidores y visitas en menos de un mes, pero a mí solo me basta esto para estar contenta y feliz.
Yo no empecé el blog para tener un montón de visitas. Yo no empecé el blog para tener un mogollón de seguidores. 
Yo empecé el blog para crear mi propio rinconcito diseñado y hecho por mi, donde plasmar mis pensamientos, opiniones, sentimientos, historias... Para encontrarme a mí misma, y lo he conseguido.
No me esperaba ni seguidores, ni visitas, ni comentarios pues ni lo pretendía ni lo necesitaba.
Pero bueno, me alegro mucho de tener maravillosos seguidores y visitas. 

¡Muchas gracias a todos!
Blue Butterfly.